Que conste, nun supimos que taven protexios hasta dies depues, o fueron hores. Bueno, el casu ye que nun mos pudimos resistir a dir a por arandanos, a comer en sitiu mas que garrar pal taper y mira que había. Mermelada, tarta, madalenes y hasta bizcochu dió como resultau esta escursión. 
P.D., solo pedivos un favor, pa les que tengais identificau el sitiu al que fuimos por ellos, nun lo difundais, vamos intentar guardar lo que un día mos dixeron como secretu y que agora compartimos con vosotres. Gracies.