Con un día preciosu y unes ganes tremendisimes (día que termino siendo un supliciu de frio y vientu) subimos al puertu payares a disfrutar d'ún día de nieve, ya sabeis: trineos, abrigos que nun dexen cerrar los brazos, cares de velocidá, mocos, pelea pa poner les gafes de sol, mas mocos, pies calaos, caldos infames, muchisimos mocos, envidía de les mayores viendo al resto de grandes esquiar, llombada de tirar de los trineos cargaos d'infantes... ¿ya cuntamos la cantida de mocos que llimpiamos?
Sirva esta salida del Team como estrenu de temporada de nieve, de la que aseguramos, tendremos mas aventures.